waldorf en casa

¿Porque Waldorf?
logo.png

Como la flor anuncia el fruto

así la niñez del hombre es

la promesa de su vida futura.

                               

                             R. Steiner

Llevar la pedagogía Waldorf en casa es más que solo la elección de un curriculum académico, es adoptar una filosofía de vida para toda la familia. 
Vivir las recomendaciones terapéuticas de la Antroposofía despierta un sentido de coherencia entre lo que el niño estudia y lo que practica día a día en su núcleo familiar. Priorizando el aprendizaje para la vida, nos preparamos para ser mejores seres humanos, conscientes y comprometidos con el cambio social.

 

Se combinan entonces de manera armónica el respeto por las etapas evolutivas del ser humano y el curriculum académico. El potencial del niño se desarrolla en un ambiente amoroso, a sus tiempos, y sin forzar ningún proceso.
En el primer septenio el juego libre y terapéutico, la investigación científica a través de la observación de la naturaleza, las actividades manuales y artísticas, así como la practica del reconocimiento de los ritmos y de los procesos de la vida diaria, son el medio principal a través del cual el niño obtiene una sólida comprensión de la realidad. La intención pedagógica intrínseca a lo experimentado por medio de los sentidos a temprana edad, sienta las bases del conocimiento que florecerá a partir del segundo septenio.

 

El niño de 7 años se encuentra preparado para comenzar su preparación académica y se dispone naturalmente a la comprensión de asignaturas especificas.  

 

El acercamiento respetuoso al individuo capaz de auto-educarse se vuelve fundamento de la enseñanza, pues no es necesario explicar algo que el niño por sí solo puede descubrir y comprender. Como padres educadores y maestros nuestra misión es proporcionar las herramientas necesarias y dejar al niño en la libre exploración.

 

La pedagogía antroposófica promueve el desarrollo integral del ser humano. Los niños que crecen en estos lineamientos son seguros de sí mismos, auto-suficientes, desarrollan plenamente sus habilidades y despiertan un amor innato por el conocimiento. 
La enseñanza culmina en ser, entender, concientizar y no en aprender.
Se practica día a día la igualdad, la solidaridad, la justicia, la no-violencia, el trabajo cooperativo y el respeto, como fundamentos de una educación integral para el cuerpo, el alma y el espíritu que va mucho mas allá de la preparación académica.

Como investigadora y madre educadora, no puedo imaginar una forma más completa de acompañar el desarrollo de mis hijas.

 

pruebas de desarrollo taller.jpg